Persiguiendo el Atardecer

De regreso en mi hogar luego de un viaje relámpago por asuntos que se tuvieron que atender, decidí dar un pequeño paseo por los alrededores del pueblo donde vivo y pude captar estas hermosas imágenes de un bello atardecer que nos regaló la naturaleza como bienvenida a nuestro regreso. Poder caminar por calles sin miedo al tráfico motorizado y una tranquilidad completa que brinda el hogar, estoy contento de estar de regreso en mi casa.

Algo Divertido

A la salida al público de esta entrada debo estar camino a casa aquí les comparto dos momentos que encapsulan el contraste de cosas curiosas que uno puede encontrar en la ciudad. La he pasado muy bien y compartí mucho con mis seres queridos, aunque no extrañaré para nada el horrendo tráfico lo cual hacia parecer una eternidad trasladar de un punto a otro. En el breve momento donde no estaba atendiendo a los asuntos personales pude visitar dos lugares entretenidos y aquí le dejos una galería que encapsula toda la experiencia y un completo contraste de dos formas de entretenimiento que se pueden encontrar en la ciudad a una corta distancia una de la otra.

Una Vuelta en la Ciudad

Una Vuelta en la Ciudad

Hace mucho tiempo que no visito mi bella ciudad de Panamá, y solo puedo decir que luego de cuatro horas en la carretera arribar de noche, siento el mismo asombro que debieron sentir los Romanos provincianos al entrar a la ciudad de Roma. Una completa jungla de asfalto rodeada de rascacielos, y desde el Puente de las Américas se ve una danza de luces en movimiento y luces estáticas en un laberinto detallado con rumbo fijo hacia mi destino final.

Por motivos personales he dejado brevemente la tranquilidad campiña, pero debo decir que ha valido el cansancio del viaje. Tanto así que encontré energías para encender mi portátil y crear esta entrada de blog. Empaque mi portátil con escepticismo de que le iba a dar uso y ahora no me arrepiento de haberla traído. Me salté un día de redacción por fuerza mayor, pero les dejo una foto que me ha dejado encantado, pero a la ves extrañando mi hogar.

En fin, el ajetreo de la ciudad no es algo que extraño, pero ¿cómo va el dicho? “Sarna con gusto no pica, y cuando pica no mortifica”. Me despido en esta entrada corta y algo diferente a lo que usualmente les brindo.