A mis hijos

Recuerdo ambos instantes en que escuché, con dos años de diferencia, aquellos latidos fuertes y constantes preparados para enfrentar al mundo.

Recuerdo los movimientos casi asemejan a la saga “Alien” cuando ambos con dos años de diferencia se movían dentro del vientre de su madre.

Recuerdo el temor y felicidad de ser padre una y luego dos veces.

Y ahora que los observó durmiendo placidamente…

Recuerdo que no ordenaron su cuarto. 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.