El círculo del poder del pueblo

Hay algunos pueblos que necesitan periódicamente un dictador.
Necesitan de la democracia como necesitan de la religión. Solo para sentirse bien viviendo en pecado. Escogen sus gobernantes entre ineptos y corruptos. No hay nadie tan patriota o lo suficientemente filántropo como para abandonar lo suyo para procurar el bien ajeno. La figura del dictador es un mal necesario. Sube al poder por la fuerza, elimina a los corruptos para entonces gozar su propia corrupción. Entonces el pueblo se encarga de derrocar al dictador porque éste no fue elegido democráticamente.

Vitelio Videl Vega Angulo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.