La disciplina en el hogar

Una frase que me tomo casi 25 años entender luego de que me la dijeron fue “esto me va a doler a mi más que a ti”, momentos antes de que mi padre me impusiera un gran castigo por una gran trastada que había cometido. Pero, fue necesario y creo que gracias a saber que todo tiene consecuencias, empezando desde el hogar, me enseñó a considerar las posibles consecuencias de mis acciones antes de actuar. Y gracias a esto me he evitado muchos malos ratos.

Ahora no piensen que viví en un régimen autoritario sin libertades. La verdad, tenía muchas libertades en especial durante mi adolescencia para pasear, hacer deportes, usar la computadora, jugar juegos de videos, todo dentro con moderación. La moderación provenía de mis padres. No todo se aprende con ejemplos y uno comete errores, pero, creo que gracias a esa moderación impuesta por mis padres, creo ser una persona sin vicios.

Entender la frase empezó al momento que mis hijos aprendieron el uso de la palabra, a jugar y simplemente hacer cosas, a sabiendas de que no deben. Y no, mis hijos no son monstruos, pero son niños y como tal van a hacer travesuras es parte de la naturaleza explorar límites. Pero, a veces pueden ser hirientes, en ocasiones inconscientemente pero a medida que crecen, muy conscientes de lo que dicen o hacen.

En fin, ese dolor de tener que castigar al hijo, porque uno no quiere que sufra y sabe que disfruta de un juego o actividad, pero es una obligación como padre poner limites y moderación. Solo espero que mis hijos, crezcan como personas productivas para la sociedad haciendo algo que les de placer, honestas y sin vicios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.