Lo mítico de la medicina preventiva

Estar enfermo afecta la productividad de cualquier persona. Cuando se enferma siempre se habla de ir al médico y nunca se habla de la prevención. Por lo que tenemos un sistema médico curativo en vez de preventivo. Lo cual afecta drásticamente la productividad de la población en general. Incrementa el ausentismo escolar, universitario y laboral. La frase trillada pero muy cierta, “es mejor prevenir que lamentar”.

Para poder lograr la medicina preventiva, primero se debe buscar un consenso en la educación y divulgación de información que ir al médico para hacerse revisiones periódicas cuya frecuencia varía de persona en persona, es algo que los médico añoran que sus pacientes hicieran pero como los pacientes solo se atienden cuando enfermos, los médicos solo pueden reaccionar para tratar los síntomas muchas veces ocultando afecciones silenciosas que cuando descubiertas puede ser muy tarde para el paciente. Los médicos prefieren atender preventivo para crear un historial del paciente para poder desarrollar un plan de tratamiento.

Los beneficios de la medicina curativa, es que permite al médico diseñar un plan de atención individualizada para cada persona, aunado al hecho de que se recopila información estadística importante para poder observar a la población general y sus padecimientos, lo cual permite hacer pronósticos educados para poder dar prioridad a medicamentos para tratar afecciones comunes dentro de un grupo humano. Esto esto se logra visitando al médico periódicamente para ser atendido y evaluado.

Lastimosamente por las presiones, laborales y familiares, suelen ser una barrera para poder lograr una relación paciente médico para el desarrollo de la medicina preventiva. Aunque se han hecho avances con la implementación de la figura de médico primario o de cabecera, la divulgación de dichos programas no suele ocurrir. Por ende deja al médico contra la espada y la pared, “debo lograr conocer más el historial de mi paciente pero porque vino a curar un malestar, debo priorizar ese malestar y rogar que se dé seguimiento para poder conocer a mi paciente.”

En esta danza de no querer atenderse, de tener presiones laborales y personales donde no da tiempo de pasar varias horas esperando ser atendido, no por falta de intención sino por falta de recursos, y la falta de educación sobre los beneficios de la medicina curativa; se ve el surgimiento de enfermedades crónicas que podrían ser prevenidas con solo ir al médico periódicamente para poder ser evaluado y diagnosticado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.