Una Vuelta en la Ciudad

Una Vuelta en la Ciudad

Hace mucho tiempo que no visito mi bella ciudad de Panamá, y solo puedo decir que luego de cuatro horas en la carretera arribar de noche, siento el mismo asombro que debieron sentir los Romanos provincianos al entrar a la ciudad de Roma. Una completa jungla de asfalto rodeada de rascacielos, y desde el Puente de las Américas se ve una danza de luces en movimiento y luces estáticas en un laberinto detallado con rumbo fijo hacia mi destino final.

Por motivos personales he dejado brevemente la tranquilidad campiña, pero debo decir que ha valido el cansancio del viaje. Tanto así que encontré energías para encender mi portátil y crear esta entrada de blog. Empaque mi portátil con escepticismo de que le iba a dar uso y ahora no me arrepiento de haberla traído. Me salté un día de redacción por fuerza mayor, pero les dejo una foto que me ha dejado encantado, pero a la ves extrañando mi hogar.

En fin, el ajetreo de la ciudad no es algo que extraño, pero ¿cómo va el dicho? “Sarna con gusto no pica, y cuando pica no mortifica”. Me despido en esta entrada corta y algo diferente a lo que usualmente les brindo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.