Se ha ido mi abuelo paterno

Llegó la noticia de que ha dejado de existir. Siempre lo conocí como un hombre fuerte y muy testarudo, pero no negaré que para mí, fue un excelente abuelo. Pase muchas vacaciones en casa con él. De pequeño, los largos paseos en el vagón de su bicicleta. Las visitas a su adorado maizal y finalmente mis travesuras acompañadas con su respectivo regaño.

Luego fui padre y las cosas cambiaron, el se apartó y decidió iniciar nueva vida. Me lo cruzaba en ocasiones en la calle y nunca me hizo una grosería. Conoció a mis hijos y siempre que los veía, pausaba su faena y les dedicaba un momento de su día. Hombre de campo siempre con la piel quemada por el sol ardiente, trabajó su tierra toda su vida.

Cada vez fueron menos frecuentes los encuentros, hasta el punto que ya no ocurrían del todo. Había enfermado. A su petición, no quiso visitas ni lastimas. A veces pienso que querían que lo recordaran saludable y no enfermo. Y bueno, finalmente llegó la noticia de su deceso. Y cierto es, que nunca tendré esa imagen de un hombre enfermo porque nunca me permitió verlo como tal.

Le conté a mis hijos, y la sangre se hereda, recordaron los encuentros, lamentaron que ya no seguirán. Pero llanto no hubo, solo lamento de que ya no existe más.

Reflexiones de una Otitis

A los que frecuentan este “blog”, se pueden haber percatado que han pasado aproximadamente diez días desde mi última entrada. Mi falta de inspiración coincidió con el inicio del semestre universitario y una molestia leve en el oído. Yo sufro de síndrome de meniere, algo que causa que tenga molestia crónica en el oído, y a raíz de esta afección tuve una complicación con una otitis.

La otitis externa, la cual me afectó, se llama enfermedad del nadador. Le veo algo de ironía, porque antes de empezar con las molestias del oído, había estado visitando la piscina tres veces por semana para hacer ejercicio. Por ende, la búsqueda de salud, me trajo consecuencias. Aunque, considero que tengo buena higiene personal, fallé en una parte, se recomienda si se práctica la natación limpiar con agua oxigenada o enjuagar una vez por semana ambos oídos con agua oxigenada.

La razón de esto es porque las bacterias que suelen afectar el oído, son anaeróbicas. Las bacterias anaeróbicas suelen vivir en lugares con baja cantidad de oxígeno. El oído con agua de piscina, es un lugar perfecto para alojarse. El agua oxigenada, crea un ambiente con mucho oxígeno, el cual es tóxico para estas bacterias. Lo importante es que, es importante tener un régimen de limpieza de oído y no solamente la limpieza de la oreja como tal.

Sigo con algo de molestias, pero ya me siento cómodo para escribir, estudiar y trabajar.

El día internacional del síndrome de Down

21 de Marzo “Dïa del Sindrome de Down

Hoy 21 de marzo es el día internacional de Sindrome de Down, reconocido por la asamblea general de las Naciones Unidas en la resolución tomada en diciembre de 2011. Este año de 2019 el enfoque de la campaña es “No dejar a nadie atrás”. EL mismo se creo para celebrar la vida de las personas que han nacido con síndrome de Down y traer conciencia para dichas personas para que puedan aspirar a igualdad de oportunidades para desempeñarse como personas productivas en la sociedad.

Es importante saber que esto es una condición genética que no tiene cura pero que la persona, con la detección temprana y la atención apropiada puede llevar una vida llena de felicidad. Todos merecemos la oportunidad de ser feliz.

Puedes leer más información sobre el síndrome de Down visitando:

Wikipedia Sindrome de Down

Global Down Sindrome Foundation