¿Cómo truncar una oportunidad?

En las rarezas de la burocracia gubernamental existen situaciones extrañas en lo relacionado a la educación. Acabo de presenciar como le truncaron la oportunidad a una persona capaz y con buen futuro para ser una docente en la enseñanza del idioma inglés como segunda lengua por una decisión interna de un programa de becas para entrenar maestros de inglés. Lo cual me ha dejado extrañado sobre cuales son los preceptos para elegir a los candidatos beneficiados para tomar el curso local y luego completar el entrenamiento en el extranjero.

He visto un colorido perfil de solicitantes, algunos con promedios académicos excelentes, otros con fracasos recogiendo materias (tienen que repetir materias para poder optar por el título), y todos fueron beneficiados con la oportunidad de iniciar un programa de entrenamiento de docentes para enseñar inglés como segunda lengua. Lo interesante es que parece un proceso de entrevista y luego se completa un entrenamiento local y en el extranjero cuya duración total es de siete meses, aunado al hecho de que es obligatorio seguir estudiando y hacer los arreglos pertinentes con la universidad para poder tomar las materias de manera remota mientras se está en el extranjero, durante la parte local, las clases son presenciales en la universidad y en el programa.

Dentro de sistema, existen varios niveles donde está los cursos para dar la oportunidad a estudiantes graduados de colegio para que puedan aprender y mejorar el inglés como segunda lengua. Luego viene el programa de entrenamiento de docentes. El solicitante eliminado, inicialmente se graduó y fue aceptado para el primer programa como estudiante egresado de colegio. Luego de cursar dos años universitarios, haber ganado una beca por mérito académico y mantener un promedio de honor, decide que su interés es ser docente para enseñar inglés; nuevamente pasa por la entrevista y es elegida para el programa, solo para ser eliminada porque no puedes aceptar dos cursos de la misma entidad dos veces, aunque los programas de la misma tengan dos objetivos completamente diferentes.

La crítica viene a permitir que personas que no van a ser elegibles para sacar el primer título al entrar a tercer año universitario, con fracasos en materias, por ende no podrán graduarse con la promoción actual, se les permita cursar y participar, sin ningún mérito académico que lo respalde. Irónico que el momento que se le dijo al candidato que ya no podía pertenecer al curso, varios recibieron la nota de un examen y estos, nuevamente habían fracasado.

Me parece injusto, pero, al ser un programa gubernamental los recursos deben ser repartidos equitativamente.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.