Le desmotivación laboral la otra cara de la pandemia

Por un lado, están los que, por razones de las industrias directamente impactadas por la pandemia, han tenido que suspender sus labores, también están la personas que son consideradas esenciales y han tenido que seguir laborando y a la vez arriesgando su vida. Toda persona que ha tenido que seguir trabajando está arriesgando su vida y esto causa un bagaje emocional.

La desmotivación laboral puede venir de varias fuentes, entre ellas, problemas en el hogar, problemas con colegas, mala administración o simpe desgaste por rutina. En algunos casos se pueden tomar correctivos, en otros o el empleado busca alternativas o el empleador debe implementar mecanismos para mejorar las condiciones que permita retener personal.

Durante la pandemia, los trabajadores que siguen laborando, están anuentes a todas las falencias de nuestros gobernantes y necesidades que están teniendo sus seres queridos, amistades e inclusive vecinos. Esto tiene un impacto, por un lado, la persona se siente con suerte, por otro lado, le duele no poder hacer más, puesto que, si reparte lo poco que tiene, no le alcanza para cubrir sus propias necesidades.

A nivel personal, se debe intentar a toda costa, desvincular la vida privada de la vida laboral. Buscar temas o actividades que puedan ayudar a despejar la mente de la rutina diaria laboral. A nivel laboral, se debe conversar con la administración de la empresa si se tiene buena relación, explicar y conversar sobre que está causando la desmotivación.

Por parte de la empresa, debe estar pendiente, si es un empleado excepcional y ha tenido repentina baja de productividad o está actuando fuera de su patrón normal, se debe intervenir, en especial si suele ser un aporte positivo para la misma. Todo con la intención de evitar tener que despedir y rotar el personal, algo que es costo en tiempo y recursos que toma reemplazar al mismo.

A la final, la decisión siempre está en uno mismo, si decide continuar o buscar nuevos caminos. Pero lo importante es salir con la frente en alto y cumplir con las responsabilidades laborales. Uno nunca sabe que giros de la vida, y toque trabajar con las mismas personas.

Las visitas virtuales por Cuarentena

Bajo el clamor de los ruidos de niños en encierro he pensado que ayuda a disparar la imaginación, donde satisfacen su necesidad de atención y comunicación con sus móviles para poder conversar y saber de su familia y amistades. Es impresionante lo mucho que los seres humanos buscan tener comunicación, de cualquier forma, que sea. Todos, durante esta cuarentena, sin importar que se les escuche su conversación, con sus vecinos se conversan cruzando la calle, a todo pulmón, con satisfacer su necesidad de comunicación humana.

Para algunos puede ser una bendición haber quedado en cuarentena con sus seres queridos, para otros ese ser querido también puede ser su desdicha. Muchas personas están acostumbradas a compartir con sus seres queridos por un tiempo limitado durante los días hábiles, dormir y interacción extendida durante los días libres y feriados. La dinámica ha cambiado, en algunos casos fortalecerá los lazos matrimoniales, en otros casos logrará acelerar y o desencadenar un frenesí de separaciones, y peor aún para un grupo silencioso, será vivir en la sombra y ojo vigilante de su captor en todo momento, sin espacio ni lugar para escapar. Todos hemos quedados encerrados en una especie de infierno personal, sin habilidad de escape.

La cuarentena obligatoria, para todos tiene un desgaste mental importante, y los más vulnerables son la juventud. Ellos son los principales benefactores de las interacciones sociales, para con los de su misma edad, más jóvenes y mayores. Las aplicaciones de video conferencias grupales y grupos de chat han ayudado en cierta manera en suplir parte de esa interacción. Pero falta, el abrazo como apoyo, el palmazo en la espalda como apoyo, chocar las cinco, falta la interacción física que tanto nos identifica como seres humanos, entes sociables y auto consientes de nuestras acciones.

Solo faltará ver, que revelen los estudios a largo plazo, de que repercusiones sobre la juventud ha tenido una cuarentena extendida. Solo espero que sea algo pasajero y no queden heridas profundas, que sean difíciles de sanar. Pero, somos una especie resiliente, y la vida siempre encuentra una manera. Hasta me atrevo a vaticinar, que esta pandemia acelerará la tendencia hacia el domicilio y la disminución del comercio al detal tradicional.