Trece y embarazada

A veces las personas no piensan en las consecuencias de los actos, y como culpar a una persona que recién está entrando en la adolescencia, sin experiencia, y en vías de ser madre. Y no puedo terminar de expresar el odio que siento por la pareja, un jovencito de veintidós años el cual conoció hace un año y todavía no le había dicho estar embarazada. Una niña, con cinco meses de embarazo, y nadie se había percatado de su estado de gravidez hasta que fue al dentista, el cual reportó la situación a las autoridades pertinentes.

Soy interprete de profesión y observo el diario vivir, y sufrimiento de muchas personas por vía de video conferencias. Y cada tanto tiempo me toca ser parte de una situación tan delicada como la que observé recientemente. El problema de embarazo entre adolescente es algo que afecta a todo el mundo, por falta de educación, descuido y condiciones sociales. Este caso en particular proviene de la gran nación del norte.

Una niña en pleno desarrollo con padre y madre ausente, con una hermana que se la pasa trabajando para mantener la casa y un novio pederasta que se aprovechó de una joven en busca de afecto. Como le decía el personal de servicios de la niñez, tienes trece años, no sabes de la vida, eres joven y sin experiencia, tener un bebe no es algo fácil ni es para tenerlo tan joven.

El temor a las consecuencias, cinco meses de embarazo, sin atenderse. Cinco meses de embarazo sin saber que va a ser de ella y un novio pederasta el cual, aunque físicamente se ve embarazada no toma conciencia de lo que está por venir. No culpo a la niña, culpo al medio en el que se desenvuelve, un ser frágil que será obligado a tener un cambio de vida, una niñez robada.

La democracia autoritaria

A horas de celebrar el fin del año y dar la bienvenida al nuevo año, contemplo la realidad que rige a la mayor parte de la población del mundo. Los humanos están divididos entre vivir con la ilusión de libertad o aceptar que siempre estarán regidos por un régimen autoritario. Toda forma de gobierno es un régimen autoritario cuyo funcionamiento está amoldado generalmente por una carta magna, precedentes legales, o simplemente por decisiones del dictador de turno.

No entraré a discutir sobre los beneficios o contras de diferentes escuelas de pensamiento respecto al manejo socio-comercial ya que existen muestras de formas de gobierno autoritarias que han nacido tanto de la izquierda como de la derecha. Tampoco expandiré sobre beneficios de sistemas unipartidistas o multipartidistas, ya que, a la final, en ambos casos se requiere algún tipo de sistema de voto y consenso para poder gobernar una población.

Salvo la excepción de regímenes totalitarios, toda forma de gobierno es un derivado de la democracia, empezando con la directa y a mayor población indirecta. Al menos que sea el líder de un régimen totalitario o viva en una isla solitaria y aislada, cedo gran parte de mis libertades para que sean administradas por un ente gubernamental. Al ceder estas libertades también se acepta que existe un periodo regido por este ente, el cual entrará en guerra civil, seguido por un periodo de reformas, eternamente evolucionando.

Por hechos históricos y situaciones contemporáneas, la guerra civil ocurre de dos maneras, la considerada una fiesta para la democracia y la que viene acompañada con perdida material y sufrimiento humano. Cuando se siguen las reglas siguiendo una evolución respetando la carta magna o buscando transiciones pacíficas, se pueden hacer reformas de manera ordenada, ya que los cambios radicales son peligrosos. Lo importante es respetar resultados de una fiesta democrática fungiendo de oposición vocal jamás no física. La violencia nunca trae paz.

Todos cedemos nuestras libertades para ser parte de una sociedad, y no existe nada mejor que pertenecer a una sociedad. Toda región en estado de anarquía a la larga busca ser gobernada porque todos prefieren la paz y estabilidad sobre la libertad, en especial cuando son afectados por las atrocidades que traen los ejércitos de los señores de la guerra que buscan hacerse del territorio anárquico.

Siempre estaré vigilante y me tomaré el tiempo de educar a las personas que hablan de que “mueran todos los políticos, debe ocurrir algo violento para que…, etc”, solo tomaré armas cuando se hayan agotados todos los recursos y existe un riesgo existencial real, hasta entonces prefiero utilizar la educación como vía para que crezca una nueva generación vigilante y fiscalizadora.

Migración, un dolor de cabeza para todos

Es indudable que el mundo cada vez está más integrado, y todo es gracias a que la tecnología ha tumbado las barreras físicas y solo quedan las políticas. Existen personas que argumentan a favor y personas que argumentan contra la migración libre de las personas. Hoy solo hablaré de tres categorías de migrantes y las definiré pero no hablaré ni a favor ni contra.

  • Migrante Jubilado o Pensionado: Suele ser una persona que logro llegar a la edad de jubilación y busca un país que le brinde los mejores beneficios y estándar de vida para su condición como persona entrando en la tercera edad que recibe una pensión por su jubilación.
  • Migrante Económico: Persona que busca mejor oportunidad laboral ya que en su país de origen las condiciones laborales o económicas no son las mejores. En está categoría existen personas profesionales y personas sin preparación.
  • Migrante Refugiado: Persona que está huyendo de una situación grave en su país de origen. Puede ser por desastre natural, nación fallida o guerra y busca refugio en otro país mientras se estabiliza su país de origen.

En el debate sobre la migración y manejo de migrantes no existe una posición clara dado a que cada caso es único y cada situación es diferente. Desde la defensa de la identidad cultural del país huésped hasta situaciones que afectan el mercado laboral. Algunos argumentan que toda cultura nutre y toda mano de obra es bienvenida pero otros lo completo opuesto. Y muchos tienen una postura moderada donde dependiendo del caso y situación pueden estar a favor o contra la migración.