Pienso en ella en el camino

Me inspira el recuerdo de su tierna sonrisa.

A pesar de la distancia que recorro, siempre está presente.

Me urge el sentir de su caricia.

Sin importar lo largo del camino, la extraño.

Soy tosco de pocas palabras, pero la adoro.

Soy burdo y hablo enredado, pero la apoyo.

Soy hijo de tierra y trabajo campiño, pero la sueño.

Soy solitario noctambulo, pero la busco.

Me agrada lo romántico de su alma.

A pesar de eso, soy silencio y realidad.

La carretera mi oficina, mi bolígrafo el timón.

Siempre a la marcha y al compás del motor.

Me acepta tal cual soy, y brillo ante su resplandor.

No me esconde.

No me huye.

No se impone.

Sutilmente me exige,

Exige a ser mejor

¡Me inspira!

Y quizás la inspiro…

La sueño, la apoyo, la adoro, la extraño.

Ella es mi salvación.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.