Ser Influencer

El milagro de la imagen vendida por los “influencers” de las redes sociales es que ha causado que muchas personas jóvenes e ingenuos acepten como cierto, intentando emular un estilo de vida similar. Lo que no explican tener ese estilo de vida se requiere hacer una serie de “sacrificios” o cambios radicales al ceder la dignidad, respeto y privacidad a cambio de vender un estilo de vida que está “trending”. También se olvidan que existen personas que han sido bendecidas por una herencia o un muy buen negocio que los permitió “jubilarse” a una muy temprana edad y pueden darse el “lujo” de seguir un estilo de vida a base de tendencias (trends).

Según la página statista.com, el pronóstico del tamaño del mercado de redes sociales está cercano a los 45 mil millones de balboas a nivel mundial. Y está dominado por Estados Unidos seguido muy lejano por Europa. Lo que indica que las personas que consiguen llegar al estatus de “influencer” con un contenido “amigable” o “advertiser friendly” pueden vivir de vender la idea de un estilo de vida.

La parte que no explican es que para poder llegar a la cima se requieren una serie de condiciones entre las cuales tener buena suerte es sumamente importante. Luego de haber encontrado una serie de videos en “youtube” que hablan sobre “van life” o vivir desde una furgoneta, y analizando el contenido entiendo lo siguiente.

  1. El sexo vende: Un denominador común entre la mayoría de los que surgen en las redes sociales para vender un estilo de vida, es ser sumamente atractivo y si no haz sido bendecido con la lotería genética, tener a una mujer muy guapa dispuesta a mostrar mucha “carne” y en planos de toma que dejan poco para la imaginación.
  2. Lo absurdo vende: Irrelevante de la validez a base de un método probado científicamente dependiendo de la audiencia que cautive el “influencer”, puede afirmar o decir cosas que pueden llegar a tildar en estupidez y hasta ser peligroso para personas con poco criterio. Muchos se basan en evidencia circunstancia y brindan poca o nula evidencia científica para sustentar su afirmación.
  3. Tener el respaldo económico: En ocasiones son personas que han tenido la suerte de ganar la lotería, heredar alguna fortuna o vender un negocio, inclusive haber ahorrado una importante suma de dinero de un trabajo estable para poder dedicarse a vivir un estilo de vida como un “influencer”.
  4. Tener suerte: En ocasiones muy raras, empresas de mercadeo contratan modelos para dedicarse exclusivamente a vender un estilo de vida, dentro del contenido que muestran, está fríamente calculado, ¿Cómo, Cuando y Donde?, aparecerá un producto que estén vendiendo, un “shoutout” o una “mención” en algún “post” que estén ofreciendo.
  5. Ser dedicados y constantes: Pero como todo trabajo, se le debe dedicar tiempo y ser constante. Cada vez que se publica un post “patrocinado”, se debe planificar locación, iluminación y construcción de escena, para luego pasar por un periodo de post producción. En su mayoría son empíricos y dependiendo de su nivel de éxito o si son parte de una empresa de mercadeo, llegan a tener un equipo de trabajo les agiliza la producción de contenido.

Entonces, si sienten que desean emprender en una “aventura” para poder lograr el estilo de vida como “influencer” sabiendo mercadear su contenido a un grupo interesado para luego poder vivir del contenido, nada los impide, pero entienda, como todo negocio, en especial de “farandula”, por cada persona exitosa existe miles que quedan en el olvido.

Bibliografía

statista dot com

Navegar por youtube por inspiración

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.