Trece y embarazada

A veces las personas no piensan en las consecuencias de los actos, y como culpar a una persona que recién está entrando en la adolescencia, sin experiencia, y en vías de ser madre. Y no puedo terminar de expresar el odio que siento por la pareja, un jovencito de veintidós años el cual conoció hace un año y todavía no le había dicho estar embarazada. Una niña, con cinco meses de embarazo, y nadie se había percatado de su estado de gravidez hasta que fue al dentista, el cual reportó la situación a las autoridades pertinentes.

Soy interprete de profesión y observo el diario vivir, y sufrimiento de muchas personas por vía de video conferencias. Y cada tanto tiempo me toca ser parte de una situación tan delicada como la que observé recientemente. El problema de embarazo entre adolescente es algo que afecta a todo el mundo, por falta de educación, descuido y condiciones sociales. Este caso en particular proviene de la gran nación del norte.

Una niña en pleno desarrollo con padre y madre ausente, con una hermana que se la pasa trabajando para mantener la casa y un novio pederasta que se aprovechó de una joven en busca de afecto. Como le decía el personal de servicios de la niñez, tienes trece años, no sabes de la vida, eres joven y sin experiencia, tener un bebe no es algo fácil ni es para tenerlo tan joven.

El temor a las consecuencias, cinco meses de embarazo, sin atenderse. Cinco meses de embarazo sin saber que va a ser de ella y un novio pederasta el cual, aunque físicamente se ve embarazada no toma conciencia de lo que está por venir. No culpo a la niña, culpo al medio en el que se desenvuelve, un ser frágil que será obligado a tener un cambio de vida, una niñez robada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.