Pasar o Pasar

Pasar haciendo trampas o pasar con esfuerzo, desde los inicios de la educación, es una pregunta que se hace todo estudiante y dependiendo de su nivel de desesperación, honor y moral; prefieren la honestidad. Lastimosamente cada vez más se puede ver una tendencia hacia la trampa, y una aparente pasividad de parte del cuerpo docente, permitiendo que se perpetúe la práctica hasta la educación superior. Con la consecuencia de formar profesionales mediocres o peor aún no calificados para los empleos que sus títulos supuestamente debería permitir cumplir las funciones de la labor asignada.

Una frustración y mal sabor de enojo, sigue cuando uno percata de las situaciones, quedando en un sentido de impotencia. Esta impotencia surge del no poder hacer absolutamente nada. Si se alerta de una situación injusta, quedas marcado por el resto, porque no sigues las reglas no habladas del “juega vivo”; arriesgado inclusive una acción disciplinaria por difamación, ya que, si el docente se rehúsa a seguir la acción, entonces el tramposo esta en su derecho de poner una queja al que acuso. Por otro lado los compañeros, se hacen de la vista gorda, ya que muchos se benefician de dichas sesiones de colaboración no sancionada durante una prueba con grupos de una sola persona. Por ende, se mantiene un espiral de degradación y eventual profesionales ineptos.

Los docentes que no se hacen de la vista gorda, tienen que actuar en completa precariedad y riesgo, por posibilidad de perder sus empleos. Si un alumno es familia, amigo o beneficiario de una autoridad, escolar o política, y este alumno es de los que creen en la colaboración no sancionada, al ser detectados por el docente, el docente es el que puede perder porque las peticiones a favor del estudiante “vienen de arriba”. Aplaudo a los docentes que hacen mil malabares para hacer de la colaboración no sancionada una de las actividades más dificultosas para los alumnos participantes.

Solo me queda tener fe y esperanza de que tengamos estudiantes que prefieran la honestidad y entiendan que los profesores están para educar, que con el fracaso también viene aprendizaje; aún más importante, que con dialogo y amabilidad se abren puertas y segundas oportunidades. No existe peor pérdida que un profesional inepto cuya gran experiencia educativa fue pasar a base de la colaboración no sancionada la cual solo crea base para corrupción a niveles de gobierno y crea ineficiencias para el sector privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.