Vivir en mi cerebro

Siempre he afirmado que vivir en mi cerebro es algo maravilloso.
He creado mundos de real fantasía, de terror, de amor, de tristeza y de alegrías.
En la noche de ayer, estaba viviendo un momento estupendo. En mi mundo existían los presidentes efímeros, escogidos por democracia directa para realizar un servicio a la colectividad y abandonar su cargo inmediatamente.
Los presidentes nombraban a su gabinete escogiendo entre personas idóneas para sus cargos, honestas por obligación y no por su propio concepto de la moralidad.
El presidente abandonaba su cargo entre aplausos y les deseaba buena suerte a los ministros porque de no cumplir con sus obligaciones serían juzgados y sentenciados por el pueblo. Lo más probable era que serían fusilados por deshonestos.
En mi mundo ya no existían los diputados, congresistas, legisladores o cualesquiera personas que se la pasaban reinventando leyes ya inventadas.
Los jueces eran nombrados por el pueblo para apegarse a las leyes existentes que se aplicaban por igual y sin interpretación.
Los ingresos y egresos de las arcas del estado eran publicados por todos los medios existentes y estaban balanceados al centavo. El contralor era un mero contador porque todos los miembros del gobierno eran honestos por obligación.
Los periodistas informaban verazmente hechos comprobados y opinaban al igual que el resto de la población sin imponer su opinión usando la ventaja de acceso a los medios de comunicación.
Desgraciadamente, no puedo vivir eternamente dentro de mi cerebro.

Vitelio Videl Vega Angulo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.