Vivir en el closet…

Esconder la esencia de quien es alguien, para esa persona puede ser un verdadero martirio, al punto de que pueden sufrir depresión que puede llegar a ser mortal. Lastimosamente, en tiempos modernos esto se asocia con la preferencia u orientación sexual de una persona. ¿Han considerado la persona que está en un matrimonio infeliz y por razones sociales, por hijos o por circunstancias ajenas quedaría económicamente en la ruina? ¿O una persona que desea estudiar o aprender algo que esta fuera de la norma de lo que sus padres exigen porque hay que seguir el legado familiar? ¿Simplemente temor a tomar un riesgo por temor a fallar aunque significara ser infeliz?

Las consecuencias que vienen ligadas a estar escondido en dicho closet es el miedo a tomar riesgos. Las personas se hacen preguntas dependiendo de la circunstancia, como por ejemplo ¿Qué le pasará a mis hijos si dejo al padre?; ¿Qué pensará la sociedad si decido tomar este rumbo de vida?; ¿Voy a defraudar a mis padres? A veces ¿Para que voy a perder mi tiempo, si en fin, así voy a tener que aprender a vivir?

Lo que causa que dichas personas, aunque infelices se mantengan en una zona de confort. “En psicología, la zona de confort designa un estado mental en que el individuo permanece pasivo ante los sucesos que experimenta a lo largo de su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.​ Esto puede causar dificultades psicológicas tales como apatía y, en casos graves, depresión, si bien esta última enfermedad no puede ser explicada simplemente por los síntomas relacionados con la zona de confort. También se define como zona de confort a cada uno de los lugares o situaciones donde un individuo se siente seguro, donde no existe riesgo alguno. ya sea en su hogar o lugares que su mente interpreta como potencialmente bajo de riesgo, esto causa una dependencia a ciertos lugares y no nos permite conocer otros escenarios productivos para la vida.” (Wikipedia Zona de Confort)

En Japón tenemos un gran grupo de personas a las cuales se les ha denominado “Hirikimori”, son personas que voluntariamente se han retraído de la sociedad, al punto de ser antisociales y auto reclusos. Pero en nuestra bella Latinoamérica tenemos los denominados “NINI”(Ni trabajan Ni Estudian), los cuales tienen un estigma social negativo asociado, aunque algunos son sociales, a medida que avanzan se retrae y empiezan a aislarse. En Japón y Latinoamérica, tenemos una población creciente de personas que ni trabajan ni estudian con alta tasa de suicidios, no funcionales en la sociedad y terminan siendo una carga para la misma. Son infelices, pero están en su zona de confort y no toman riesgos.

Y por todo el mundo, ya sea hombre o mujer en una mala relación con la frase “estoy con el/ella, porque ya me acostumbre y no se si podría empezar de nuevo”. Nuevamente, prefieren mantener la zona de confort, aunque sean infelices al punto de estar en relaciones abusivas, por miedo a tomar un riesgo y liberarse. En los hombres ¿Si la dejo y metes hombres a la casa y le pasa algo a mis hijos?; En las mujeres ¿Y si se desliga de los hijos?; Sin hijos pero con cosas comunes ya sea hombre o mujer ¿Y si decide destruir el patrimonio por venganza? Y eso que no estoy hablando de la parte de abusos físicos aceptados por mantener la zona de confort.

Si ves a personas aparentemente infelices que han decidido mantenerse en una zona de confort, se proactivo, brinda apoyo. Tampoco saltes a la conclusión inmediata de que la persona es infeliz, conversa y conoce a la persona. Toda persona infeliz, hablará sobre su disconformidad a medida que aumente la confianza. No brindes soluciones, pero si brinda apoyo, solo esa persona puede salir de la zona de confort y peor aún si no es la persona la que toma el salto, simplemente entrará en un circulo vicioso donde sale y vuelve porque no ha tomado un riesgo por ende no sabe el valor ni el precio del mismo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.